Exámenes para la detección del Cáncer de Próstata: Despistaje Primario

Actualizado: 3 de oct de 2020



Continuando con el mes del conocimiento del cáncer de próstata, desde ANCEC queremos darte más información del tema. En un artículo anterior mencionamos generalidades sobre las pruebas realizadas para el diagnóstico del cáncer de próstata. Algunas de éstas son: prueba del antígeno prostático específico, examen rectal digital, ecografía transrectal y biopsia de próstata.


Septiembre, Mes del Conocimiento del Cáncer de Próstata

En este artículo y el siguiente hablaremos en detalles sobre éstas, el especialista que las realiza y algunos consejos que debes tener presente antes, durante y después de cada una. Para comenzar, desarrollemos las llamadas pruebas de despistaje primario del cáncer de próstata.


Prueba del Antígeno Prostático Específico (PSA)

El antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) es una proteína producida por las células de la próstata. El PSA se encuentra principalmente en el semen, aunque también se puede encontrar en pequeñas cantidades en la sangre. El examen del PSA se hace para ayudar a detectar y hacerle seguimiento al cáncer de próstata en los hombres. Se realiza mediante la extracción y análisis de una muestra de sangre.


¿Quién realiza la Prueba?

Por tratarse de un análisis de sangre, la prueba la realiza un bioanalista.


¿Cómo debes prepararte para una prueba PSA?

Realizarte una prueba PSA no requiere preparación especial. Pero sí existen algunas sugerencias a considerar; por ejemplo, no realizarte el examen justo después de haber tenido una infección en el tracto urinario o de haberte sometido a un procedimiento o cirugía que involucre al sistema urinario. También es recomendable que hagas saber al bioanalista y médico tratante todos los medicamentos que estás tomando. Algunos fármacos provocan que el nivel del PSA sea falsamente bajo.


¿Qué sucederá durante el procedimiento? ¿Es doloroso?

El procedimiento, dolor y complicaciones están asociados únicamente a la toma de la muestra, de manera que se trata de un procedimiento simple y rutinario de una muestra de sangre, por lo que no debes preocuparte durante o después de la prueba.


¿Quién interpreta los resultados de la prueba? y ¿Cómo se interpretan?

La interpretación primaria de los resultados puede realizarla tu médico de cabecera o bien quien te solicitó practicarte la prueba. Será él quien determine el siguiente paso, según el caso puede recomendar hacerte otras pruebas o remitirte a un especialista.


Cáncer de próstata - Asociación Nacional Contra el Cáncer

El PSA en sangre se mide en unidades de nanogramos de antígeno por mililitro de sangre (ng/mL). La probabilidad de tener cáncer de próstata aumenta a medida que el nivel de PSA sube, pero no hay un valor límite establecido que indique con certeza si un hombre tiene o no tiene cáncer de próstata. Muchos médicos usan como referencia 4 ng/mL o superior al decidir si el paciente puede necesitar más pruebas, mientras que otros recomiendan más pruebas si el nivel es superior a 2.5 o 3 ng/mL.


La mayoría de los hombres sin cáncer de próstata tiene niveles de PSA menores a 4 ng/mL de sangre. Sin embargo, un nivel por debajo de 4 no garantiza que un hombre no tenga cáncer.


Los hombres con un nivel de PSA de 4 a 10 tienen (a menudo llamado “intervalo límite”) tienen una probabilidad de 25% de padecer cáncer de próstata.

Si el PSA es mayor de 10, la probabilidad de tener cáncer de próstata es de más de 50%.


La prueba para determinar el nivel de PSA es una herramienta importante en la detección del cáncer de próstata, pero no es infalible. Otras afecciones o circunstancias pueden causar una elevación en el PSA. A continuación algunas de ellas:

  • Tacto rectal previo a la extracción de la muestra analítica, ya que se puede producir liberación de PSA a la sangre.

  • Eyaculación o relaciones sexuales recientes.

  • Masaje prostático.

  • Ecografía transrectal previa.

  • Procesos infecciosos e inflamatorios de la próstata.

  • Retención urinaria.

  • Biopsias de próstata, después de las cuales puede llegar a tardar hasta un mes en regresar el PSA a sus valores basales.

  • Hiperplasia benigna de próstata de gran volumen.

  • Colocación de sonda vesical reciente para drenar la orina y procedimientos endoscópicos.

  • Infecciones prostáticas.

  • Infección urinaria.

  • Exámenes recientes en la vejiga (cistoscopia).

  • Colonoscopia reciente.

Por esta razón, la presencia de un PSA alto no es diagnóstico de cáncer de próstata. Sólo indica que puede haber alguna alteración en la próstata que hay que estudiar. El siguiente paso y complemento de la prueba PSA es el examen rectal digital, seguido de las ecografías transrectales y la biopsia prostática.


Examen Rectal Digital (DRE)

Dada la proximidad anatómica entre la próstata y el recto es fácil palpar la próstata través del orificio anal. El tacto rectal es una exploración simple y sencilla (sin ayuda de tecnología) que lleva a cabo un especialista de la salud en una consulta médica.


¿Quién realiza la Prueba?

Esta prueba la realiza un urólogo que es un especialista que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos; así como de las enfermedades del aparato genital masculino, sin límite de edad. Este especialista trata los cánceres del tracto genital y urinario, incluyendo la próstata.


Durante la prueba, el urólogo puede detectar información de irregularidades que lo pueden hacer sospechar de la presencia de un cáncer de próstata; algunas de estas son:

  • Nódulos o irregularidades en la superficie.

  • Aumento de la consistencia en una porción de la próstata o de manera difusa.

  • Alteración en los bordes de la glándula.

¿Cómo debes prepararte para un DRE?

No se requiere ninguna preparación especial antes de la prueba. Sin embargo, debes informar a tu médico si tienes hemorroides o fisuras anales, dado que un DRE puede empeorar estas afecciones. Nuestros especialistas en urología harán preguntas al respecto, siente la libertad de responder y preguntar todo lo que consideres importante o lo que te cause incomodidad al respecto.


¿Qué sucederá durante el procedimiento?

Existen dos posturas para realizar el procedimiento; una es permanecer de pie e inclinarse levemente hacia adelante, la otra es acostarse de costado en una mesa de exploración con las rodillas recogidas en el pecho, en posición fetal. El especialista determinará cuál postura conviene más según tu caso. Justo antes de iniciar el medico te pedirá que te relajes y que respires profundamente. Luego iniciará la exploración.


¿Es doloroso?

Por lo general, el DRE no es doloroso, pero puede ser molesto o desagradable. Sin embargo, si la próstata está agrandada, es posible que sientas cierta molestia o un leve dolor durante el examen; no obstante, el dolor es inusual. También es posible que sientas la necesidad de orinar. Informa a tu medico de cualquier incomodidad y mantén una comunicación abierta con él.


¿Qué debo hacer después de la prueba?

Inmediatamente después de un DRE, podrás regresar a tus actividades habituales. No se requiere de ningún cuidado especial. Pero es importante que sepas que es posible que haya un leve sangrado en el recto después del examen, especialmente si tienes hemorroides o fisuras anales. Debes informar a tu médico si tiene un sangrado rectal importante.


Es importante que sepas que, aunque el resultado de la palpación de la próstata sea normal, no excluye la presencia de un posible foco de cáncer, tan sólo expresa que no es palpable. Existen cánceres que su pequeño tamaño o porque se hallan situados en zonas internas no palpables resultan indetectables mediante una exploración digital. Por esta razón, en ocasiones el especialista solicita otras pruebas como las ecografías transrectales y las biopsias de próstata, pero de estas hablaremos en el siguiente artículo.


Para finalizar, en el artículo anterior mencionamos que la seguridad del diagnóstico obtenido mediante la combinación de la prueba PSA y el DRE esta entre un 70% y 80%. De esta manera, el realizase estas pruebas, consideradas como pruebas primarias de despistaje, siguiendo las recomendaciones y sugerencias de tu médico pueden darte una ventaja en la lucha temprana contra el cáncer.


Nuestros especialistas en la ANCEC cuentan con las herramientas y el profesionalismo para asesorarte, darte una evaluación realista y posicionarte favorablemente para hacer frente y superar con éxito este flagelo.