Cáncer de próstata - Asociación Nacional Contra el Cáncer

Actualizado: 24 de oct de 2020



El cáncer de próstata es el crecimiento desmedido de las células que se forman en el tejido de la próstata.


Antes de comenzar a adentrarnos en el cáncer de próstata es prudente dar un breve resumen sobre “que es la próstata” y su función en el organismo.


La próstata es un órgano glandular del aparato reproductor del hombre (y de la gran mayoría de mamíferos masculinos), tiene la forma de una de castaña y se encuentra localizada en frente del recto, por debajo de la vejiga y alrededor de la uretra, el cual es el conducto por donde es expulsada la orina y el semen).


Este órgano toma el papel protagónico a la hora de la producción del semen por acción la producción y combinación de un líquido que se mezcla con los líquidos de las vesículas seminales y a su vez con los espermatozoides para formar el semen.


Asimismo, tiene una conexión con los testículos mediante los conductos deferentes los cuales al estar a niveles más altos que la vejiga, evitan que la orina contamine el escroto.


Por otro lado, la próstata también funciona como una vejiga secundaria con capacidad de presión, esto ayuda a que el semen sea expulsado hasta el exterior y también cumple el rol de “cerrar” el paso de la vejiga para que esta no libere orina durante el coito.


El cáncer de próstata entra en los cánceres más comunes en el mundo, este afecta la vida de millones de hombres. Asimismo, se ha incrementado la aparición del cáncer de próstata desde principios de siglo, permitiendo así una mejor respuesta a ellos.


Causas del cáncer de próstata


FACTORES NO-MODIFICABLES

Los factores de riesgo no modificables son los casi o completamente inevitables a lo largo de la vida, estos son:


Edad y raza

El riesgo de padecer algún tipo de cáncer incrementa con la edad, esto se considera un factor principal, como no modificable. A partir de los 50 años el riesgo de desarrollar cáncer de próstata crece considerablemente, además en personas de raza negra la probabilidad de sufrir cáncer de próstata aparece a partir de los 40 años, y no solo esto, las personas de raza negra tienen mayor probabilidad de ser diagnosticados cuando ya el cáncer se encuentre en etapas avanzadas y aumentando el riesgo de mortalidad.


Antecedentes personales y familiares

Haber sufrido anteriores afecciones en la próstata como VPH/VEB, cáncer de próstata o tener historial familiar, aumenta la probabilidad de reincidir o volver a sufrir la enfermedad. Además, cuando existe un componente hereditario el cáncer tiende aparecer manera precoz (antes de los 50 años). Sólo el 5-10% de los cánceres de próstata tienen relación con la herencia genética.


FACTORES MODIFICABLES

Las causas/factores de riesgo modificables involucran al estilo de vida que posee una persona. Entre ellos nos encontramos.


Alimentación y obesidad

El consumo desmedido de grasas saturadas está asociado con un incremento de padecer cáncer de próstata. De igual manera, poseer una alta concentración de masa grasa en el cuerpo (obesidad) representa un riesgo entero tanto para el desarrollo de cáncer.


Tabaco, Alcohol y Café

Según estudios, el consumo elevado de estas sustancias están asociadas a una mayor incidencia de cáncer de próstata, además su consumo durante la enfermedad puede agravar la situación llevando a complicaciones.


Síntomas del cáncer de próstata


Siempre hacemos en que los síntomas del cáncer de próstata pueden ser distintos para cada persona y también existe la posibilidad de ser asintomático.


Entre los síntomas del cáncer de próstata nos encontramos con dificultad a la hora de la micción (orinar), deseos de orinar frecuentes, dolor al orinar, dolor en la parte de la espalda, caderas, pelvis, problemas de orinar débil o interrumpido, sangre en la orina semen y dolor al eyacular.


Diagnostico


Entre las pruebas para la detección del cáncer de próstata nos conseguimos:


Análisis de antígeno prostático específico (PSA)

Mediante una extracción de sangre en el brazo, se toma una muestra para luego analizarla y detectar los niveles de una sustancia llamada antígeno prostático específico o también conocido como PSA, dicha sustancia se encuentra normalmente en la sangre. No obstante, los niveles muy elevados indican problemas a niveles prostáticos.


Tacto rectal.

En este examen el medico procede a insertar su dedo por el recto, utilizando un guante lubricado para poder evaluar la próstata, en el caso de que el médico consiga una anomalía, procederá a recomendarte que te realices otros exámenes.


Ambos exámenes permiten evaluar el estado de las próstata, si se llegase a encontrar alguna anomalía en ella, proseguirían los siguientes exámenes:


Ecografía

Se introduce una pequeña sonda en el recto, del tamaño y la forma de un cigarro, esta sonda usa ondas sonoras para crear una imagen de la glándula prostática.


Biopsia

Se extrae una pequeña muestra de las células prostáticas por medio de una aguja.


Tratamiento


Vigilancia activa.

Se vigila todo el avance del cáncer mediante pruebas diagnósticos y se aplican fármacos cuando el cáncer muestra síntomas o se percibe crecimiento tumoral.


Cirugía.

Es una operación que se basa en la extirpación de la la próstata. Este método lleva el nombre de prostatectomía.


Radioterapia

Utiliza rayos X de alta energía (radiación) para “eliminar” las células cancerígenas. Existen dos tipos de radioterapia.


Otros tratamientos para el cáncer de próstata son:


Terapia biológica.

  • Ultrasonido enfocado de alta intensidad.

  • Hormonoterapia.

  • Quimioterapia

Para concluir, el cáncer de próstata es uno de los más frecuentes y muchas detecciones se dan cuando ya el cáncer se encuentra en niveles avanzados, todo esto generado por la falta de preocupación y motivación de los hombres a la hora de sus chequeos médicos.