Cáncer de pulmón - Asociación Nacional Contra el Cáncer

Actualizado: 13 de ago de 2020



Antes de empezar a hablar sobre el cáncer de pulmón, tenemos que definir primero de manera breve lo que son los pulmones y la función que cumplen en el organismo.


Los pulmones son órganos pertenecientes al aparato respiratorio, son 2 y se encuentran en ambos lados de la caja torácica, separados entre sí por el conjunto de órganos que constituyen el llamado “mediastino” (entre ellos el corazón). Poseen tres caras: mediastínica, costal y diafragmática.


Dichos órganos cumplen la función de dar a la sangre oxígeno proveniente del aire inspirado y liberan dióxido de carbono, el cual pasa al aire espirado.


¿Qué es el cáncer?


Ahora bien, el cáncer de pulmón se entiende por el crecimiento desmedido de células en dichos órganos. Por ello, recibe el nombre de cáncer de pulmón. Existen dos tipos: cáncer de pulmón de células pequeñas y cáncer de pulmón de células no pequeñas, estos tipos de cáncer crecen de manera distinta y requieren distintos tratamientos.


El cáncer de pulmón toma uno de los puestos de los cánceres más comunes en el mundo tanto en hombres como mujeres, cada año aparecen más de 2,09 millones de casos.


Los tipos de cáncer más comunes



Causas del cáncer de pulmón


  • Tabaquismo

Esta se podría considerar principal causa del cáncer de pulmón, la mayoría de las muertes por este tipo de cáncer son causadas por el consumo de activo de tabaco (cigarrillos) y los restantes por el consumo pasivo (exposición al humo).


Si no consumo tabaco ¿soy inmune a este tipo de cáncer?

El tabaquismo pasivo o activo a pesar de ser una de las causas principales, no quiere decir que sólo los fumadores estén expuestos a desarrollar este tipo de cáncer. Aún si eres un ex-fumador todavía presentas mayor probabilidad de sufrirlo en comparación a alguien que nunca ha fumado un cigarrillo en su vida. En tal sentido, desarrollar cáncer para una persona no fumadora es poco probable pero puede ocurrir, hay que recordar que el cáncer tiene causas generales tanto internas como externas, como por ejemplo, la exposición a gases, químicos, entre otros.


Un pequeño número de cánceres de pulmón ocurre en personas que no tienen ningún factor de riesgo conocido de esta enfermedad. Algunos de estos casos podrían simplemente ser eventos aleatorios que no tienen una causa externa, aunque otros pueden deberse a factores que aún se desconocen.


Por lo general, los cánceres de pulmón en las personas que no fuman son diferentes de los que ocurren en las personas que fuman, pero aún así tienen su tratamiento. Entre las causas para personas no fumadoras nos encontramos:

  • Exposición al asbesto y a otros carcinógenos.

El asbesto es un material que por sus cualidades se ha utilizado para el uso comercial, anteriormente era muy común encontrar tejas para casas hechas de este material. Se ha demostrado que una exposición prolongada al asbesto produce cáncer (como el arsénico, el cromo y el níquel), en el caso de fumadores, su probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón incrementa mucho más.

  • Gas radón.

Según la OMS, el gas radón es considerado la segunda causa más importante del cáncer de pulmón. Éste es un gas radiactivo de origen natural, que tiende a concentrarse en interiores, como en viviendas, escuelas y lugares de trabajo principalmente por la descomposición del uranio en el suelo, las rocas y el agua, estas moléculas descompuestas pasan al aire que respiras.

  • Antecedentes familiares

Si en tu familia existen antecedentes de cáncer de pulmón, hay mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.



Síntomas de cáncer de pulmón


Las personas que sufren cáncer de pulmón suelen presentar la mayoría de las veces los mismos síntomas, aunque no siempre es así, puede darse el caso de ser asintomáticos. Entre los síntomas tenemos: cansancio, Inflamación del cuello y cara, pérdida de apetito, tos con sangre, tos seca o con flemas dificultad para respirar (disnea), silbidos al respirar o ronquera. Si el cáncer llega a hacer metástasis puede llevar a que se sufran otros síntomas más agravantes.


En lo que respecta a pacientes que no presentan síntomas (asintomáticos), la mayoría de diagnósticos del cáncer para estas personas se da por “casualidad” mediante una radiografía que se realiza por motivos ajenos al cáncer. De eso se desprende que, la mayoría de los diagnósticos se producen cuando el tumor crece y empieza a interferir con los órganos y estructuras cercanas a los pulmones.



Diagnóstico


Por lo general, muchos de los diagnósticos se descubren por error cuando la persona se va a hacer un chequeo habitual al médico. Entre las pruebas que se realizan para diagnosticar el cáncer de pulmón se encuentran:



Broncoscopia:

Es un examen para visualizar las vías aéreas y diagnosticar alguna enfermedad pulmonar. El procedimiento se basa en introducir un tubo flexible iluminado a través de la boca hasta los bronquios.



Mediastinoscopia:

Es un procedimiento en el cual se introduce un instrumento con luz (mediastinoscopio) en el espacio en el tórax entre los pulmones (mediastino). Se hace un corte pequeño en el cuello y se introduce un tubo iluminado detrás del esternón.



Análisis de sangre:

Consiste en una adquirir una muestra de sangre del paciente. Algunos análisis de sangre pueden ayudar a detectar si el cáncer de pulmón se ha extendido al hígado o a los huesos, así como para diagnosticar ciertos síndromes paraneoplásicos.



Biopsia de médula ósea:

Se utiliza una aguja para extraer un núcleo cilíndrico del hueso de aproximadamente 1,5 milímetros de ancho y 2,5 centímetros de largo. Por lo general, la muestra se toma de la parte posterior del hueso de la cadera y se estudia con el microscopio para ver si existen células cancerosas.



Estudios radiológicos:

Estos estudios van desde la utilización de rayos X, campos magnéticos, ondas sonoras o sustancias radiactivas para crear imágenes del interior del cuerpo. La radiografía de tórax se suele utilizar para ver si existe alguna masa o mancha en los pulmones.


Entre otros estudios están:

  • Tomografía computarizada (TC)

  • Exámenes de imágenes por resonancia magnética (RM)

  • Tomografía por emisión de positrones (PET)

  • Citología de esputo

  • Biopsia con aguja

  • Biopsia pleural con aguja

  • Otros



Tratamiento


La aplicación de un tratamiento se centra en cuán avanzado esté el cáncer, es decir, etapa, extensión del cáncer, tamaño del tumor o el tipo de cáncer de pulmón. Las principales opciones son:

  • Cirugía

  • Radioterapia

  • Quimioterapia

  • Inmunoterapia

  • Cuidados paliativos

  • Terapia dirigida con medicamentos


En conclusión, el cáncer de pulmón es unos de los cánceres más comunes y las personas fumadoras como no fumadoras tienen riesgo de padecerlo (unas más que otras). Existen pacientes que presentan síntomas evidentes y algunas personas son asintomáticas. Además, hay una gran variedad de formas de diagnosticarlo y tratarlo.