ANCEC en el Día Internacional de la Mujer

Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, para recordar las luchas de un grupo de mujeres que a finales del siglo XIX y principios del XX sentaron las bases para la búsqueda de igualdad de derechos entre hombres y mujeres en todas las circunstancias. Esta lucha aún continúa pese a que son muchos los logros alcanzados hasta ahora.

Durante la pandemia de la COVID-19 el papel y participación de las mujeres ha sido determinante; investigadoras, enfermeras, doctoras, paramédicas, bomberas,… y profesionales de otros oficios, ocupaciones o actividades han hecho una contribución fundamental para sobrellevar los retos de esta crisis. Sin duda, el papel de las mujeres en tiempos de pandemia ha sido vital. Pero si no eres mujer, no dejes de leer este artículo pues la información que daremos es de interés para todos y con ella puedes ayudar a las mujeres de tu familia, incluso puedes ser partícipe de las grandes luchas sociales y de salud que ellas liderizan.


Este año, de acuerdo con la ONU el tema del Día Internacional de la Mujer es “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”, para celebrar los enormes esfuerzos realizados por mujeres y niñas de todo el mundo a la hora de definir un futuro más igualitario y la recuperación ante la pandemia de Covid-19. El eslogan también resalta las deficiencias que persisten.


Aunque se logre la tan deseada igualdad de género, existen campos de la vida donde la igualdad en cierta manera no se logrará. Nos referimos específicamente a las patologías médicas que hombres y mujeres podemos padecer. Así por ejemplo, la mujer puede padecer de enfermedades que el hombre no, y viceversa. Hablando de cáncer, la mujer puede llegar a sufrir tres de los cuatro tipos de cánceres más diagnosticados a nivel mundial; siendo el más recurrente el cáncer de mama (25,2% de los diagnosticados), pulmón (8,5%), y colorrectal (8,2%).


Aunque el cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres, es el de mayor supervivencia gracias a la detección precoz mediante la autoexploración mamaria y la realización periódica de una mamografía. Es por ello que con regularidad desde la ANCEC invitamos a nuestros lectores a apostar por el despistaje a tiempo pues es una de las claves para vencer el cáncer.


Otro tipo de cáncer que padecen las mujeres y que puede ser detectado a tiempo gracias al despistaje primario es el llamado cáncer ginecológico, término en el que se incluyen el cáncer de ovario, de útero y cuello uterino. La prueba de Papanicolau, también conocida como citología vaginal o citología cervical, que se realiza de forma rutinaria en las revisiones ginecológicas es por excelencia el medio para detectar el cáncer de cuello uterino o de cérvix.


La prueba de Papanicolaou detecta cambios celulares en el cuello uterino provocados por el virus del papiloma humano (VPH). Este es la principal causa del cáncer de cuello uterino. Desde 2007 existe una vacuna que se recomienda administrar a las niñas de entre 11 y 14 años. Sin embargo, el VPH sigue siendo la infección de transmisión sexual más común que existe.


Por tanto, sabiendo que es un causal directo de cáncer en la mujer es indiscutible la necesidad de hacerse con regularidad el examen del VPH, e igual de importante es la realización de la prueba de Papanicolau. Por esta razón repasemos algunas generalidades sobre esta prueba para ayudar a toda mujer a empoderarse y luchar por su salud.


¿En qué consiste? y ¿Cómo se hace?


La prueba de papanicolau consiste en tomar una muestra de las células del cuello uterino y analizarla en búsqueda de células anormales. Para obtener la muestra se utiliza un equipo médico llamado espéculo, que se coloca dentro de la vagina, para así poder tomar una muestra de células, que luego se extiende en una lámina de vidrio y que se manda al laboratorio para ser analizada.


¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir una mujer para realizase la prueba?

  • No estar menstruando (no tener la regla).

  • No haber tenido relaciones sexuales las 48 horas anteriores

  • No haberse realizado duchas vaginales en las 48 horas anteriores.

  • No haberse aplicado ningún tratamiento médico vaginal (óvulos o cremas), durante las últimas 48 horas

¿Es doloroso?

La prueba en sí misma no es dolorosa. Pero para algunas mujeres puede resultar incomoda, por eso mantener una actitud positiva será de mucha utilidad para que el examen transcurra sin ningún inconveniente.

Entonces, “el poder está en tus manos”. Toma la decisión correcta, es tiempo de luchar por igualdad y recordar las grandes luchas, pero que el Día Internacional de la Mujer no sea un día para apoyar solo las luchas sociales en pro de la mujer, que sea un espacio para luchar por la salud y equidad de los sistemas de salud en pro del beneficio de las mujeres. Comparte esta información y ayuda a otras mujeres a informarse.


En la ANCEC sabemos lo importante que es la prueba del Papanicolau en la lucha contra el cáncer y conocemos las dificultades que muchas panameñas enfrentan, por esa razón hemos diseñado una jornada especial que incluye un sorteo de 50 citologías líquidas. Así que tú, o alguna amiga, vecina, familiar o conocida puede resultar beneficiada de este sorteo. ¿Qué deben hacer? seguir nuestras redes sociales y estar atentos a las bases del sorteo y demás información que se estará publicando entre el lunes 8 y el domingo 14 de marzo. No pierdas tú esta oportunidad, ni dejes que la pierdan las mujeres que conoces, este examen puede marcar la diferencia en sus vidas.


Hablando de hacer la diferencia, hoy hemos lanzado en nuestras redes sociales el reto “No más mujeres con cáncer” con el propósito de recordarles a todas las mujeres panameñas y del resto del mundo que prevenir y detectar tempranamente el cáncer es su mejor arma para ganarle a la enfermedad. Para participar tan sólo debes publicar en tus redes sociales una fotografía tuya on el mensaje "En tus manos está la mejor arma para ganarle al cáncer #nomásmujeresconcáncer" y retar a 10 amigas.


Todos podemos ser multiplicadores, fuente de apoyo y ánimo para los que afrontan esta terrible enfermedad.