Conoce todo sobre los cánceres asociados a los hombres

Hablando de cáncer existen numerosos tipos que no distinguen de sexo. Sin embargo, algunos afectan a un tipo de sexo en particular, tal es el caso de los asociados a los órganos reproductores.

Cuando se trata de los tipos de cánceres que puede padecer el hombre, y en particular en el aparato reproductor, existen muchos tabúes. Tal vez se deba a las falsas ideas sobre la virilidad o incluso al desconocimiento intencional del tema, como forma de negarse a la terrible posibilidad de desarrollarlo.


Lo cierto es que muchos hombres desconocen el tema y no saben responder preguntas como ¿Solo los hombres de avanzada edad pueden padecer de cáncer en el aparato reproductor? ¿Existe sólo el cáncer de próstata? ¿El cáncer de testículo es el mismo cáncer de próstata? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Se puede prevenir? ¿Cuál es su tasa de mortalidad? Quédate hasta el final del artículo y conoce la respuesta a estas y otras preguntas. Puede ser de utilidad para ti o a cualquier conocido o familiar.


Lo primero que debes saber es que la próstata no es lo mismo que los testículos. Los testículos son las gónadas masculinas, productoras de los espermatozoides y de las hormonas sexuales (testosterona), mientras que la próstata es un órgano que funciona como una vejiga secundaria que ejerce presión para que el semen sea expulsado por la uretra al exterior. Aunque ambos órganos están relacionados tienen funciones diferentes y padecen de afecciones diferentes, tal es el caso del cáncer. Por esta razón es importante saber diferenciarlos ya que existe el cáncer de próstata y el cáncer de testículos. Otro dato importante es el rango de edades en los que puede afectar cada tipo.


En artículos anteriores hemos hablado sobre el cáncer de próstata; despistaje primario, pruebas, diagnóstico, estadísticas de supervivencia y otros detalles. Si aún no los lees te invitamos a hacerlo. Uno de los detalles al cual deseamos referirnos nuevamente es el factor de incidencia por edad. El cáncer de próstata suele presentarse en hombres mayores de 45 años. Este dato relevante se ha convertido en la creencia errada de que los hombres solo pueden padecer de algún tipo de cáncer asociado al aparato reproductor después de los 40 años de edad. Esto es falso pues el cáncer de testículo es el tumor más frecuente en hombres entre los 15 y los 35 años. Sin embargo, tras este pico de incidencia se convierte en una rareza y, en general sólo supone el 1% del total de los tumores diagnosticados en varones.


Estos detalles nos ayudan a responder las tres primeras interrogantes; los hombres pueden padecer de algún tipo de cáncer asociado al aparato reproductor independientemente de su edad. Entre 15 y 35 años puede ser de cáncer de testículo y a partir de los 40 años de próstata. Lo que lleva a concluir que el cáncer de próstata y el de testículo además de ser diferentes suelen presentarse en diferentes rangos de edades. Pero entremos en detalles sobre lo que es el cáncer de testículo, causas y factores de riesgo, síntomas, tratamiento, tasa de supervivencia y mortalidad, entre otros detalles de interés.


Comencemos hablando de buenas noticias. Aunque se desconocen las causas, desde los 90´s el número de casos diagnosticados va en aumento, pero gracias a los tratamientos desarrollados y diagnóstico oportuno, basado principalmente en el auto examen, afortunadamente la mortalidad ha descendido. De tal manera, la supervivencia al cáncer testicular es elevada siendo la tasa de curación global cercana al 90% a nivel mundial, y cercana al 100% en sus estadios iniciales. Esto denota la importancia del auto examen y las consultas de rutina.


Al igual que el cáncer de próstata, el cáncer de testículo tampoco suele manifestarse clínicamente en fases iniciales. Aun así, es imprescindible prestar atención a los siguientes síntomas y/o signos de alarma:

  • Cualquier cambio de forma o tamaño de los testículos

  • Bulto no doloroso o inflamación en los testículos

  • Dolor en la ingle o en el abdomen bajo

  • Molestia en el testículo o el escroto (bolsa de piel que recubre los testículos)

  • Acumulación de líquido en el escroto

Actualmente se desconocen las causas de este tipo de cáncer, pero se debe al crecimiento anormal de algunas células de los testículos, lo que hace que este crecimiento se descontrole. Estas células cancerosas se siguen reproduciendo, incluso cuando no se necesitan células nuevas. Las células que se acumulan forman una masa en el testículo. Casi todos los casos de cáncer testicular comienzan en las células germinativas: las células del testículo que producen espermatozoides inmaduros. Se desconoce qué causa que las células germinativas se vuelvan anormales y se conviertan en cáncer.


Aunque se desconocen las causas, sí se han logrado identificar algunos factores de riesgo, a continuación te numeramos los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer testicular.

  • Testículos no descendidos (criptorquidia). Los testículos se forman en la zona abdominal durante el desarrollo fetal, y generalmente descienden al escroto antes del nacimiento. Los hombres que tienen un testículo que nunca descendió se enfrentan a un riesgo mayor de tener cáncer testicular que los hombres cuyos testículos descendieron normalmente. El riesgo sigue siendo elevado, aunque el testículo se haya reubicado quirúrgicamente en el escroto.

  • Desarrollo testicular anormal. Las afecciones que hacen que los testículos se desarrollen en forma anormal, como el síndrome de Klinefelter, pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer testicular.

  • Antecedentes familiares. Si hay hombres en tu familia que han tenido cáncer testicular, puedes correr mayor riesgo.

  • Edad. El cáncer testicular afecta a los adolescentes y hombres jóvenes, especialmente entre los 15 y los 35 años de edad. Pero puede ocurrir a cualquier edad.

  • Raza. El cáncer testicular es más frecuente en hombres blancos que en hombres afroamericanos.

Como ves el cáncer testicular es una realidad y aunque como hemos visto tiene altas tasas de supervivencia y un bajo índice de incidencia contra el cáncer no se puede bajar la guardia. Al igual que el cáncer de próstata no existe una estrategia comprobada para prevenir el cáncer testicular. La clave está en el diagnóstico precoz y llevar una vida saludable.

En este punto puede te preguntes en qué consiste el diagnóstico precoz y en particular el ya mencionado auto examen testicular. Por esta razón, en nuestro compromiso de seguir educando en la ANCEC te proporcionamos la información necesaria, así que te invitamos a leer nuestro próximo artículo en el que te seguiremos hablando sobre este tema.


No descuides ningún flanco en la guerra contra el cáncer, el primer paso es estar bien informado. Desde la ANCEC te ayudamos con información oportuna sobre todas las formas en que ataca este flagelo.