Cáncer de Mama - Asociación Nacional Contra el Cáncer

Actualizado: 13 de ago de 2020



Antes de hablar sobre el cáncer de mama, es importante conocer las características de la mama.


La mama se ubica en la región anterosuperior lateral del tronco femenino humano. En ella se encuentran ubicadas la glándula mamaria y los conductos galactóforos, el tejido conjuntivo y la grasa perilobular.


En un plano más detallado, la mamá consta de tres partes principales:

  • Tejido conectivo: podríamos denominarlo como la estructura que rodea y sostiene todas las partes de la mamá, está formado por tejido fibroso y adiposo.

  • Lobulillos: las cuales son las glándulas productoras de leche.

  • Los conductos: son los tubos por donde transita la leche para llegar al pezón.

En palabras muy resumidas, la mama es un órgano glandular encontrado en el pecho con la función principal de producir leche para alimentar al bebé luego del nacimiento.


El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por el crecimiento desmedido de las células en tal sentido, el cáncer de mama es el crecimiento que ocurre en la parte de la mama cuando las células de ésta se multiplican sin control.

Ver: ¿Qué es el cáncer?

Estas mismas células forman un tumor visible en una radiografía y se manifiestan como una masa o bulto palpable en el seno. El cáncer de mamá afecta tanto a mujeres como a hombres, pero la mayoría de los diagnósticos son de mujeres, convirtiéndose en un cáncer con mayor prevalencia en mujeres y no sólo eso, también es uno de los más comunes en el mundo con más de 2,09 millones de casos al año.

Ver: Los tipos de cánceres más comunes

Existen distintos tipos de cánceres de mama; como lo son el Carcinoma Ductal Infiltrante y Carcinoma Lubilillar Infiltrante. Estos se pueden distinguir según el tipo de célula de la mama que se altera (convirtiéndose en cancerosas).


El cáncer de mamá puede desarrollarse en diversas partes de la mama. Los sitios más frecuentes donde comienza este cáncer son en los conductos o en los lubulillos. Aunado a esto, puede diseminarse fuera de la mamá por medio de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos. Si ya el proceso de diseminación ha llegado a otras partes del cuerpo, se conoce como metástasis.


Causas del cáncer de mama

Distintas investigaciones han identificado diversos factores relacionados con este tipo de cáncer en referencia al estilo de vida y al entorno. Asimismo, se debe dejar en claro que hay personas que desarrollan cualquier tipo de cáncer aún sin estar expuestas a algún factor.


Entre los factores de riesgo nos encontramos los modificables y no-modificables.


NO-MODIFICABLES


Raza y Sexo:

El cáncer de mamá es más frecuente en mujeres que en hombres. Las mujeres de raza blanca tienen más probabilidad de padecer este tipo de cáncer que las mujeres de raza negra, además la tasa de mortalidad en estas últimas es mayor


Edad avanzada:

A medida que envejecemos el riesgo de contraer cáncer de mama aumenta, la mayoría de cánceres de mamá se diagnostican luego de los 50 años.

Antecedentes personales de afecciones y de cáncer de mama como familiares.

Si has padecido afecciones como carcinoma lubulillar in situ (LCLIS) o una hiperplasia atípica de mama o has sufrido cáncer de mama en algún momento de tu vida, el riesgo de padecer cáncer de mama incrementa. También si alguno de tus familiares, madre, hermana o hija se les ha diagnosticado cáncer de mama el riesgo de que tú lo sufras es mucho mayor.

Predisposición Genética

Las mutaciones genéticas más conocidas son la “BRCA1 y la BRCA2”. Este tipo de mutaciones aumentan el riesgo de contraer cáncer de mama (y pueden transmitirse de padres a hijos)

Menstruación temprana y la menopausia a una edad mayor

Tener tu primera menstruación a una edad temprana como comienzo de la menopausia a una edad mayor incrementa el riesgo.

Mamas densas

Unas mamas densas son las que poseen mayor tejido conjuntivo que adiposo, esto no sólo aumenta la probabilidad de padecer cáncer de mama sino que hace la detección de este más difícil.

Exposición a la radiación y tratamientos previos con radioterapia

Si has recibido tratamientos en el pasado con radioterapia en el tórax (pecho o mamas) el riesgo de padecer cáncer aumenta.


MODIFICABLES


Los riesgos modificables entran en la zona del estilo de vida de una persona, entre ellos están:

Obesidad

Poseer un alto índice masa grasa en el cuerpo (obesidad) aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama.

Tener tu primer hijo a una edad mayor o no embarazarse nunca

Luego de los 30 años las mujeres que tienen su primer hijo pueden correr un riesgo mayor de contraer cáncer de mama. No obstante, las mujeres que nunca han estado embarazadas tienen mayor riesgo en comparación a las que han tenido 1 o más embarazos.

Terapia hormonal posmenopáusica

Aquellas mujeres que se realizan terapia hormonal de estrógeno y progesterona como tratamiento de la menopausia tienen una mayor probabilidad de contraer cáncer de mama

Consumir alcohol

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama.

Síntomas del cáncer de mama

Los signos del cáncer de mama pueden ser distintos para cada persona y tenemos que recordar que existen casos asintomáticos. Entre los síntomas nos encontramos: presencia de bulto en la mama o axila, aumento del grosor (hinchazón de alguna parte de la mama), irritación o hundimientos en la piel de la mama o pezón, enrojecimiento o descamación en la zona del pecho, secreción no láctea del pecho (como sangre) y dolor.


Diagnóstico


Entre las pruebas que se realizan se encuentran:

Ultrasonido mamario

Se basa en mostrar imágenes detalladas (ecosonogramas).

Mamografía

Esta se basa en una radiografía más detallada de la mama.

Imagen por resonancia magnética de las mamas

La resonancia magnética hará imágenes detalladas dentro de la mama por medio de un imán y una computadora. .

Biopsia

Se extrae tejido o líquido de la mama para examinarse y determinar un diagnóstico


Tratamiento


Tenemos que recordar que cualquier tratamiento se realiza en base al desarrollo del cáncer de mama, Entre los tratamientos nos conseguimos:

  • Cirugía:

  • Quimioterapia:

  • Terapia hormonal

  • Terapia biológica

  • Radioterapia

Para finalizar, este tipo de cáncer afecta tanto a hombres como a mujeres con una prevalencia mayor en las féminas. No obstante, por medio de exámenes físicos se puede llegar a una detección precoz y un tratamiento más efectivo.