Cáncer colorrectal - Asociación Nacional Contra el Cáncer.

Actualizado: 28 de ago de 2020

El colon está ubicado cerca de algunos órganos abdominales como el hígado, el estómago y el bazo. El recto está próximo a la próstata, la vejiga, el útero y los ovarios. Además, es considerado la parte más larga del intestino grueso (órgano que conecta con el intestino delgado por un lado y con el ano por el otro). Las heces se mueven a través del colon y están formadas por lo que “queda” luego de la digestión por medio de la extracción de nutrientes y electrolitos. La materia fecal se mueve por estos conductos conectados, movilizándose desde el colon hasta el recto para salir del cuerpo por medio del ano.



Designed by katemangostar / Freepik

Recordando anteriores artículos, el cáncer es el crecimiento desmedido de las células. Este tipo de cáncer también es llamado como cáncer de colon, cáncer de intestino o cáncer rectal (todo depende donde el punto donde se desarrolle). Asimismo, incluye cualquier tipo de neoplasias del colon, recto y apéndice.


¿Qué es el cáncer?


La mayoría de los cánceres colorrectales se desarrollan con un crecimiento en el revestimiento interno del colon o del recto, este crecimiento recibe el nombre de pólipo. Algunos tipos de pólipos pueden convertirse en cáncer con el paso del tiempo (por lo general, se necesitan muchos años) y no todos los pólipos se convierten en cáncer. El cáncer de colon es común tanto en hombres como mujeres y además entra en los primeros cánceres más comunes en el mundo.


Los tipos de cánceres más comunes


Los tumores pueden originarse en cada una de las tres capas del colon: mucosa, muscular y serosa. Entre los tipos de cánceres colorrectales nos encontramos:


  • Adenocarcinoma:

Representa más del 90% de los casos. Inicia en la mucosidad que recubre el intestino y como se hizo mención arriba, los pólipos son protagonistas de él. Normalmente este pólipo es un principio benigno. Asimismo, existen dos tipos, la Adenocarcinoma mucinoso, este consiste en que la mucosidad que lubrica el intestino se ve alterada por el Adenocarcinoma, generando que la cantidad de moco producido aumente, haciendo que las células tumorales (cancerígenas) manifiesten una extensión rápida, aproximadamente corresponde a un 10% de todos los cánceres colorrectales. El otro tipo lleva el particular nombre de Adenocarcinoma de células en “anillo de sello” debido a su semejanza. Este tipo es menos frecuente.


Luego del adenocarcinoma existen otros tipos de cánceres colorrectales y menos frecuentes, como lo son


  • Linfoma primario colorrectal o Linfoma no Hodgkin


Este tipo de cáncer afecta a los linfocitos, generando así que los linfomas puedan desarrollarse en muchas partes del cuerpo, como el colon y el recto.


  • Tumor carcinoide

Tiene su desarrollo en las células neuroendocrinas (células implicadas en la producción de lagunas hormonas.


  • Tumor de estroma gastrointestinal

Los tumores del estroma gastrointestinal (GIST), son sarcomas que se pueden localizar en cualquier parte del sistema digestivo, estos hacen presencia en algunas células que recubren el tracto intestinal (llamadas como células intersticiales de Cajal). Aquí los GIST comienzan a “atacar” a las células que forman parte del sistema nervioso vegetativo. Luego del estómago y del intestino delgado, el recto es uno de los sitios más frecuentes para la aparición de este tumor.



Causas del Cáncer Colorrectal


Edad:


A mayor edad se incrementa el riesgo de padecer cáncer de colón. En número de diagnósticos, los casos más frecuentes son de personas mayores a 50 años, si se detecta previo a esta edad se puede considerar que el paciente posea alguna predisposición genética.


Estilo de vida:


El estilo de vida y los hábitos juegan un papel imprescindible en la aparición de los cánceres. Entre los factores más relevantes nos encontramos, la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol. De igual manera. El cáncer de colon tiene indicios de estar asociado a una alimentación rica en grasas y pobre en fibra dietética.

Antecedentes personales y familiares:


La parte genética juega también una parte importante en el cáncer de colon, cabe la posibilidad de que se transmita de forma hereditaria y se predisponga a la persona a sufrir la enfermedad. De igual forma, tener historial de afecciones benignas (pólipos) en el colon y recto, colitis, inflamación intestinal y otros tipos de cánceres son factores de riesgo. No obstante, una detección temprana permite tratar el cáncer de manera eficaz.



Síntomas del cáncer colorrectal


Los síntomas del cáncer de colon y recto pueden aparecer de forma tardía, los síntomas son; sangrado rectal o sangre en las heces, debilidad y cansancio. Cólicos y/o dolor abdominal, pérdida de peso, modificaciones generales a todo lo que respecta la evacuación; diarrea, estreñimiento y cambio en el tamaño de las heces. También puede suceder que aparezcan sensaciones de querer defecar (aún luego de ya haberlo hecho).



Diagnostico


Entre las pruebas que se realizan se encuentran:


  • Colonoscopia.

Permite al médico observar el interior de todo el recto y el colon, mientras el paciente está sedado.


  • Biopsia

Extracción de una muestra de tejido que permite la examinación del mismo para arrojar si existe presencia o no de cáncer.


  • Pruebas moleculares del tumor.

Esta prueba permite identificar genes específicos, proteínas y otros factores específicos del tumor.


  • Análisis de sangre

Permite evaluar la cantidad de glóbulos rojos con el fin de dar a conocer si existe algún sangrado que pueda indicar presencia de hemorragia. Asimismo, existen otros análisis que permiten medir los niveles de proteínas carcinoembrionario y con ello la presencia de cáncer.


  • Exploración por tomografía computarizada (CT o CAT).

Esta exploración utiliza los Rayos X, disparados desde varios ángulos. La computadora combina las imágenes generando así un plano detallado con todas sus dimensiones, permite escudriñar y conocer el tamaño del tumor.

Otros de los estudios son:

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI).

  • Ecografía.

  • Radiografía de tórax.

  • Tomografía por emisión de positrones.



Tratamiento


Los tratamientos para este tipo de cáncer se dividen por la etapa de desarrollo del cáncer, temprana, media y avanzada.


Cirugía para cáncer de colon en etapa temprana

  • Extirpación de pólipos durante una colonoscopia (polipectomía).

  • Resección endoscópica de mucosa. 

  • Cirugía mínimamente invasiva (cirugía laparoscópica). 


Avanzado

  • Colectomía parcial.

  • Colectomía parcial.

  • Cirugía para crear una vía para eliminar los desechos del cuerpo. 

  • Extirpación de los ganglios linfáticos. 

  • Quimioterapia

  • Radioterapia

  • Medicamentos de terapia dirigida

  • Inmunoterapia

  • Cuidados de apoyo (paliativos)


Para finalizar, tener las precauciones para prevenir este cáncer es de suma importancia, muchas veces se tienden a confundir los síntomas con problemas “normales”, y no es hasta cuando se desarrolla que se toman las medidas pertinentes.